Reservar ahora

Sábado 14 de Abril, parece que este Sábado hay un pequeño respiro de buen tiempo, aunque no hay una floración en la parte alta del Valle, Nos iremos a buscar la efímera flor del Cerezo a Navaconcejo, disfrutando de las espectaculares vistas del Valle, en esta  Ruta de Senderismo.

Ya nos puedes reservar, o por teléfono o directamente en la Web, para esta escapada de Senderismo, con salida desde Madrid.

LA BELLEZA ESPONTÁNEA, TRANSITORIA Y EFÍMERA DEL CEREZO EN FLOR: EL VALLE DEL JERTE

Llama y mantente informado Tflf. 639627020.

Con la llegada de la primavera nos hacemos la siguiente pregunta ¿tú,…qué es lo que eres? ¿alcornoque o cerezo? Pues si lo tienes meridianamente claro no te quedes en casa como un “capullo”, florece de una vez y vente con el grupo de senderismo single más importante de Madrid al Valle del Jerte.

Esta vez te proponemos que nos acompañes a un lugar increíble; un territorio – hacia el norte de Cáceres – donde en primavera nievan y cuajan las flores; cubriendo por doquier – y mediante un gran manto blanco de pétalos – bancales, laderas, montañas y valles.

Déjate llevar allá donde el paisaje presenta estrechas y oscuras gargantas, precipitándose al vacío en contraste con grandes extensiones de colinas abiertas y luminosas. Y todo ello con una flor que parece que lucha por su supervivencia ya que cuando cae es, precisamente, cuando más se aprecia su esplendor.

Anímate a descubrir nuestro particular Hanami (así denominan en Japón a este milagro de la naturaleza) motivado por cerca de un millón y medio de ejemplares, que provoca que esta jubilosa fiesta – ya desde la década de los 70 – sea declarada de Interés Turístico Nacional.

Por si no lo sabías, la flor del cerezo es de las más EFÍMERAS que existen. Sólo brota en una determinada época del año, perdura muy pocos días y desaparece dejándonos su volátil recuerdo hasta la primavera siguiente; anunciando la llegada, pocas semanas después, de su jugoso y saludable fruto: cerezas y picotas.

Debido a ello, y con cierta tristeza existencial, podemos llegar a pensar que sería maravilloso que las cosas fueran imperecederas. Sin embargo si todo fuera inmortal,…nada merecería la pena. Sería tan abundante y tan repetido que acabaría por hartarnos. Como subrayó en su día José Ortega y Gasset: “la vida humana eterna sería insoportable”

Qué las cosas bonitas no duren no las hace menos hermosas; al contrario, provoca que lo sean aún más. Y esto, precisamente, es lo que ocurre con el cerezo. Sinceramente, nos gusta que su flor aune – en si misma – belleza y transitoriedad. A si que lo mejor es que aceptemos el frágil discurrir de la realidad y disfrutemos de estos instantes, únicos e irrepetibles. La vida, en definitiva, supone un cúmulo de experiencias y nosotros, al menos en esto, somos unos expertos ;-).

Para terminar, constatar un hecho; y es que habrá muchos grupos que oferten este mismo viaje. No nos consideramos especiales o diferentes al resto; y no lo hacemos por una simple y sencilla razón: porque somos conscientes que SÓLO TÚ nos haces ÚNICOS.

Y es que como ya recitaba Pablo Neruda al final de uno de sus 20 poemas de amor y una canción desesperada (concretamente en número 14),”…queremos hacer contigo, lo que la primavera hace con los cerezos”

Sendero y Luna. Fabricamos Experiencias.